This Is My Destiny
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 46 el Miér Jul 19, 2017 12:47 pm.
Últimos temas
» #} Registro de Avatar
Dom Ene 13, 2013 8:09 pm por Lina Sauce

» Lina J. Sauce
Dom Ene 13, 2013 6:42 pm por Lina Sauce

» TwiGeneration, Rol foro (Normal)
Dom Ago 26, 2012 9:47 pm por Invitado

» ¡Día de San Valentín! {TODOS}
Dom Abr 22, 2012 12:05 am por Erik Peterson

» X-men y los vengadores {Foro recien abierto} |Elite|
Lun Mar 26, 2012 4:58 am por Invitado

» Invitación :D
Sáb Mar 03, 2012 4:59 am por Hanna W. Vassiliev

» Ausencia temporal
Miér Feb 29, 2012 5:38 pm por Annelysse D. Felder

» Limpieza de Personajes {IMPORTANTE}
Lun Feb 27, 2012 11:31 pm por Annelysse D. Felder

» + Damn Hell {x} NUEVO {x} Normal
Lun Feb 27, 2012 10:09 pm por Invitado

Foros Hermanos
http://illiweb.com/fa/pbucket.gif
foro hermano
ROL4US

La única iglesia que ilumina es la que arde {Alba}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La única iglesia que ilumina es la que arde {Alba}

Mensaje por Adrik L. Bahuer el Vie Nov 25, 2011 6:16 pm

La iglesia era la casa de Dios, o al menos, eso creían los que profesaban la fe en la que se afirmaba tal cosa. Pero parecía que el jefe no estaba en casa, al menos por aquel momento. Estaba seguro de que si él hubiera estado por allí, mi figura ya se habría visto envuelta en llamas con solo poner uno de mis pies sobre el suelo sagrado en el que estaba construida toda aquella arquitectura. Pero no, mi cuerpo no ardió en llamas, ni una extraña fuerza hizo que no pudiera entrar en su interior. A los ojos de aquella iglesia yo era uno más, no era un demonio venido desde el infierno con oscuros propósitos, sino que era simplemente una persona común que realizaba una visita a la iglesia. La verdad, me convenía aquella situación. No estaba entre mis entretenimientos favoritos el ser arrasado por una gran columna de fuego, ni creía que fuera agrado de nadie. Pero eso no era cosa mía, pues a mí me daba exactamente igual lo que la otra gente pudiera desear o no. La cuestión era que a mí no me hubiera gustado, y eso era lo que de verdad importaba.

Mis pasos resonaron huecos sobre el suelo cuando atravesé la estancia silenciosamente para llegar a uno de esos bancos de madera en los que los fieles se sentaban para escuchar al sacerdote decir su misa. Personalmente, no me importaba nada de lo que el hombrecillo calvo del fondo de la estancia estuviera diciendo. No me enteré de ninguna de las palabras que estaba pronunciando, aunque seguro que para muchas de las personas que estaban allí reunidas consideraban sus palabras como hermosas, una bonita historia y una agradable promesa de salvación para ellos. Contuve una sonrisa, pues estaba por ver si la conseguían o no. Puede que uno de los míos o yo mismo nos encargáramos de que algunos no la consiguieran. Otros ya se encargarían ellos mismos, con su estilo de vida que no podía depararles otro destino que el que ellos mismos se forjaban. Examiné la sala, mirando a las pocas personas allí reunidas. Tampoco es que aquel cura fuera un aclamo para las masas, la verdad. Aunque claro, lo tarde del día también contribuiría a la poca gente allí reunida.

Debía ser aquella la misa de las ocho, o de esa hora. No lo sabía con exactitud, pues para mí las horas del día no importaban demasiado. Intuía que era esa hora porque el sol ya empezaba a ocultarse, dando vida a las vidrieras que cobraban color cuando el haz de luz del crepúsculo las atravesaba, haciendo todo un juego de colores, luces y sombras que me parecía absolutamente fascinante. Esa era una de las pocas cosas que me gustaban de los humanos, la increíble capacidad que tenían para crear cosas bellas, como aquello. La lista de cosas que me agradaban de aquella gente se acababa muy pronto, junto a eso solo cabía añadir el desmesurado gusto de aquella gente por destruir todo aquello que se les ponía por delante.

Nadie había visto nada extraño en mí, como era normal, puesto que todos aquellos humanos no podrían saber de mi verdadera naturaleza si no era yo quien se la revelaba, y por supuesto no era tan tonto como para ponérmelo a gritar a los cuatro vientos por toda la estancia. No es que percibiera un peligro por parte de ellos, la verdad podría haber acabado con ellos en aquel mismo momento sin que me hubiera costado el más mínimo esfuerzo. Solo es que había ido a aquel sitio para cobrar un premio aun mayor, mayor que las almas de aquellos humanos. Un ángel.

Había llegado hasta mis oídos rumores acerca de un ángel que acudía regularmente a aquellos oficios, y yo no iba a dejar escapar una oportunidad para destruir a un ángel. Mi vida en los últimos días había estado la mar de aburrida, y acabar con un ángel era una solución más que buena para acabar con el aburrimiento y la rutina de la que se había compuesto mi vida en los últimos días. Que si hacer caer humanos, atender la tienda, bla, bla, bla…pero ninguna cosa interesante…hasta el momento. No había podido resistirme pues ante la oportunidad de acabar con un ángel. Así, al menos, me mantenía algo entretenido.

Aunque por ahora no había tenido mucha suerte con ello. La misa seguía su curso, y yo hacía como que la escuchaba, con las manos juntas como si estuviera en oración con todos aquellos y la cabeza gacha, simulando atender a las palabras del sacerdote. Debía actuar como ellos si no quería estar fuera de lugar, pues en aquellos momentos debía confundirme con toda aquella gente, para que nadie se fijase en exceso en mi. Pero en realidad lo que hacía era espiar por el rabillo del ojo a todos los participantes en la misa, para ver si una presencia angelical me transmitía que el invitado que tanto esperaba ya había llegado. Por el momento no descubrí nada, pero estaba en los bancos del fondo de la iglesia. Tal vez aquel ser se encontrara más adelante, en los bancos que quedaban más cerca del sacerdote, o tal vez fuera el sacerdote mismo. Hubiera sido algo normal, porque nadie haría mejor la función de entregar el mensaje de Dios que un ángel. Pero con esa distancia se me hacía difícil saberlo con seguridad. Y aun cabía la posibilidad de que no estuviera ahí. Medité la posibilidad de haber ido a aquel lugar para nada: hubiera sido una verdadera pérdida de tiempo. Al menos esperaba que hubiera algo que me entretuviera e hiciera que no hubiera ido allí en balde. Tal vez hubiera algunos de los míos: a veces venían a reírse un poco con lo que pasaba en aquel sitio, o simplemente por puro aburrimiento iban a ver si conseguían algunas almas de los creyentes. Hacer caer a una persona estaba bien, pero hacer caer a un creyente acérrimo que va a misa todos los días…oh, eso no tenía precio.
avatar
Adrik L. Bahuer
#} i'm a demon
#} i'm a demon

Mensajes : 153
Puntos : 139
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 28/09/2011
Edad : 24
Localización : En tus sueños...o en tus pesadillas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La única iglesia que ilumina es la que arde {Alba}

Mensaje por Invitado el Vie Nov 25, 2011 9:06 pm

Hacia poco que había llegado a la ciudad lejos de donde vivía,lejos de los que habían sido mi familia,tuve que pagar un precio por salvar sus vidas y no me arrepentía,iba andando por la calle cerca de una iglesia,la luz se filtraba por los cristales de colores,llevaba las manos en mis bolsillos de mis tejanos grises de cadera baja ademas de llevar un jersey negro y botas con tacones no de aguja por eso,el día se presentaba soleado o lo que quedaba de él con lo que me gusta la luz solar que me de en la cara era agradable,vi como una niña de unos cinco o seis años cruzaba para coger su pelota que estaba en mitad de la calle,se acercaba un coche por un lado y otro coche por el lado contrario iba a atropellarla fue un impulso lo que tuve,eso si mire que nadie me viese y salí disparada como una flecha y antes de que se escuchase el ruido de choque metálico la había cogido en brazos estaba en la acera de en frente era típico de los humanos al estar cerca de la muerte exagerar ese tipo de situaciones,la niña se me había agarrado a la nuca con fuerza,la baje al suelo y me agache a su altura para ponerle una mano en la cabeza
-Ten mas cuidado es peligroso cruzar sin mirar-la gente salia a la calle a ver que había pasado y note una presencia de otro demonio solo que era algo mas poderoso si no me equivocaba,la madre de la niña se me acerco y me agradeció haber ayudado a su hija.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La única iglesia que ilumina es la que arde {Alba}

Mensaje por Adrik L. Bahuer el Vie Nov 25, 2011 10:04 pm

El oficio ya casi se estaba acabando, y por el momento no había conseguido nada. Por ahora, lo único que tenía era un insoportable sermón sobre el infierno, ser bueno y todas esas cosas. ¿Y a mi que carajos me importaban todas aquellas cosas? Eso solo era aplicable a los humanos, nada mas. A mi no me importaba nada las enseñanzas que aquel hombre recitaba desde su púlpito a todos los que los estaban escuchando en aquellos momentos. Pero de ángeles no había ni rastro. Menuda pérdida de tiempo. Es decir,que había aguantado todas aquellas cosas de religión para luego no sacar nada a cambio. No había hecho un buen negocio, la verdad. Tal vez aquel ángel me hubiera visto llegar y se había ido nada mas verme, huyendo como un conejito asustado ante la presencia del feroz lobo. Porque de todos los que estábamos allí reunidos, ninguno era el ángel.

Eso solo me dejaba dos teorías: o bien el ángel no estaba en la iglesia en ese momento, o el ángel en cuestión era el sacerdote que había estado oficiando la ceremonia, cuya presencia era tan lejana que podía haber sido uno de los arcángeles del cielo, que no habría percibido su esencia. Decidí probar esa última teoría antes de darme por vencido en la búsqueda del ser angelical, no quería irme de vacío de allí. No había soportado todos aquellos sermones en balde:algo tenía que sacar de aquello. A lo mejor tenía que haber rezado cuando el sacerdote me lo había indicado, haciendo especial hincapié en encontrar al ángel, aunque dudaba mucho que mis oraciones fueran escuchadas. Aquel a quien iban dirigidas las oraciones en aquel lugar no me tenía en mucha estima.

Esperé hasta que la gente empezó a levantarse de sus asientos después de que el cura hubiera dicho eso de "podéis ir en paz", y entonces me levanté lentamente de mi asiento de madera, esquivando a la gente que iba en dirección contraria, a la de la salida. Avanzaba hacia la zona del púlpito, en el que el cura todavía estaba recogiendo los objetos que había usado en su liturgia. Sin embargo, cuando llegué hasta su altura, me di cuenta de que su sitio estaba vacío: el cura se había ido ya. No lo había visto moverse, así que mi teoría era cierta: era el ángel que estaba buscando. Y ya se había ido. Así que si, había aguantado todo eso para nada. Que bien.

Pero no me iba a ir de allí con las manos vacías. No podría conseguir un ángel, pero había un montón de humanos allí congregados. Algunos de ellos se reunían en pequeños grupos a la salida del edificio, hablando entre ellos sobre cosas triviales. Si no conseguía el alma pura de aquel ángel, entonces conseguiría el alma impura de alguno de los humanos que había allí. Pero, ¿de cual? Todos ellos estaban en grupos, sería difícil separara alguno de ellos para conseguir solamente a uno. Difícil, pero no imposible. Porque para mi no había nada imposible.

En aquel momento se oyó un gran sonido en la calle, que me hizo apartar la mirada de aquellas personas ara fijarla en la carretera, donde una niña estaba a punto de ser atropellada por un coche por el simple hecho de coger la pelota que se le había escapado. Pensé en lo frágiles que eran estos humanos, con solo ese simple coche la niña iba a dejar de vivir en seguida. Eran muy fáciles de matar, eso era cierto. Y encima, lo mas singular era que se mataban entre ellos. Esa niña iba a morir porque otro humano iba a acabar con ella, intencionadamente o no, eso daba lo mismo. Eso era algo curioso en ellos, la verdad.

Pero una veloz figura se abalanzó sobre la niña, poniéndola a salvo de aquella muerte segura que todos habíamos esperado que pasase, como un destino ya inevitable para ella. Pero no lo era, y la niña estaba viva. Todo el mundo se había congregado en torno a ellas, saliendo de los edificios de alrededor, suspirando de alivio y alabando la rapidez y la valentía que había mostrado la joven que la había salvado. Pero no era el hecho de que la hubiera salvado lo que me llamaba la atención. Porque la muchacha no era una persona humana. Era un demonio, como yo. Bueno, como yo no. Yo nunca habría hecho lo que hizo aquella chica. Pero no yo, ni cualquier demonio que se precie. Entonces, ¿por qué ella si lo había hecho? ¿qué clase de demonio era aquel que se entretenía salvando a gente de su muerte inevitable? Decidí que lo averiguaría.

Me fui acercando lentamente hacia ella, que estaba hablando con la madre de la niña, que le agradecía una y otra vez el haber salvado a su hija, mientras la abrazaba con fuerza, resuelta a no soltarla nunca mas por lo cerca que había estado de perderle. Esperé tras la mujer, de cara a aquella demonio, esperando que acabara de darle las gracias por aquella buena acción que había llevado a cabo la mujer. Se tomó su tiempo para agradecerlo, todo hay que decirlo, y para cuando acabó de agradecerlo, la mayoría de la gente ya se había disipado, saciada ya su curiosidad ante lo que había pasado allí y satisfecha sus ansias de saber con las buenas noticias de que la niña había sido salvada. Tras unos cuantos vítores hacia la heroína del día, cada uno volvió ya a sus quehaceres, excepto unos pocos rezagados.

Finalmente, la mujer y la niña dejaron a la demonio, y pude acceder ya a ella. La miré con una cara visiblemente molesta ante lo que acababa de ver.-Dime que mi estancia en la casa del Señor ha afectado a mi cerebro y no he visto que has salvado a un humano, por favor.- le dije, en un tono que indicaba que no estaba para bromas con aquello. No sabía por qué una demonio habría hecho eso, pero estaba claro que lo iba a averiguar en seguida.

_________________














AdrikLeroyBahuer
And just in time
In the right place
Suddenly I will play my ace



avatar
Adrik L. Bahuer
#} i'm a demon
#} i'm a demon

Mensajes : 153
Puntos : 139
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 28/09/2011
Edad : 24
Localización : En tus sueños...o en tus pesadillas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La única iglesia que ilumina es la que arde {Alba}

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 26, 2011 4:33 pm

Cuando la gente se retiró de mi alrededor pude ver como un chico se acercaba a mi y bufé un poco ya que parecía algo enfadado con migo por haber salvado una vida humana a mi me traía sin cuidado lo que los demás demonios penasen de mi,me crucé de brazos después de retirarme un mechón de pelo de la cara
-Ni se te ocurra decirme que puedo y que no puedo hacer con mis actos después de que un demonio como tu este metido en un sitio así,aún siento emociones humanas en mi interior hace poco que soy uno de vosotros-creía que iba a gritarme o algo peor ya no sentía dolor alguno así que me daba igual que me pegase o incluso que me insultase me daba igual,todo lo que creía todo por lo que había luchado resulto ser para un futuro que ya no existe.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La única iglesia que ilumina es la que arde {Alba}

Mensaje por Adrik L. Bahuer el Sáb Nov 26, 2011 9:32 pm

Lancé una mirada dura hacia la muchacha, que estaba allí parada, desafiandome con un bufido y una dura mirada, cruzando sus brazos como si con ello intentara hacerse la dura o algo a mi lado. Pero a mi no me impresionaba para nada. Tan solo era una demonio que ahora iba de buena chica, no sabía sus motivos, pero eso ya era un buen motivo para sentir algo de desprecio por ella. ¿Que clase de demonio que se precie ayuda a otra persona? Pero no es solo eso, si ayudas a otro demonio aun te lo puedo entender...pero...¿a un humano? Eso si que no. Lo próximo sería que ayudase a uno de esos emplumados ángeles, y eso si que no. Como hiciera eso, me vería obligado a tomar cartas en el asunto. Por el momento no pasaba nada, si solo se dedicaba a rescatar humanos en peligro de muerte. Pero si lo hacía con los plumitas, si que íbamos a tener problemas. Eso sería ya aliarse con el enemigo. Traición. Eran palabras mayores. Y el castigo por la traición....en realidad no sabía cual era, pero me daba que no era my bueno.

Escuché todo lo que aquella demonio tenía que decir, sin hacer ningún tipo de intención de interrumpir sus palabras. Con igual parte de educación y paciencia, esperé a que hubiera soltado todo lo que me tenía que decir. Sus palabras fueron muy esclarecedoras, la verdad. En primer lugar, me había visto abandonar aquel lugar sagrado, cosa bastante normal, por otra parte, pues yo no había hecho intención ninguna de ocultar ese movimiento:¿Por que habría de hacerlo? No estaba haciendo nada malo, y aunque lo hubiera hecho....que mas daba. La verdad es que me daba lo mismo lo que pensaran los demás de mi. El único ser de este mundo que tenía derecho a juzgarme era yo mismo, porque yo conocía los motivos por los que hacía las cosas. Supongo que ella misma pensaría lo mismo en aquel momento pero, sinceramente, me daba exactamente lo mismo lo que ella estuviera pensando en el momento.

También me llamó la atención sus "emociones humanas". Es decir, que la muchacha no había nacido demonio, sino que lo había hecho por medio de otras artes. Se me ocurrían algunas, pero la mas fácil era que había vendido su alma a algún demonio para conseguir algo que quería. ¿Que era? ¿Dinero, poder,fama? Esas eran algunas de las razones mas demandadas para que los humanos hicieran ese tipo de tratos, aunque no las únicas. Claro que tampoco le iba a preguntar a la chica que le había llevado a hacer ese tipo de trato. No por educación ni nada de eso. Es que no me importaba lo mas mínimo.

-Lo primero,si yo estoy aquí es por motivos de trabajo. Además, no veo que hay de malo en que vaya a una iglesia. Yo soy creyente, ¿sabes? Si, creo en Dios. Porque existe. Lo que pasa es que no siento ninguna simpatía por él. Pero si creo en que existe. Por eso no es nada raro que fuera a una iglesia. Lo segundo: a mi no me hables en ese tono. Como tu has dicho, no llevas mucho en esto: yo soy mas viejo y tengo mas experiencia, así que ten mas respeto frente a mi persona. Y tercero: ten mucho cuidado con lo que haces. Si hubiera sido otro demonio quien te hubiera visto hacer eso, no estarías ahí respirando. Nuestra táctica es disparar y luego preguntar. Así que da gracias de que haya sido yo quien te haya visto y no cualquier otro demonio. No todos son tan amables como yo .- le dije, con voz suave, sin mostrar ningún tipo de enfado o irritación, pues no lo sentía. Era como si estuviese tratando de enseñar a un niño pequeño, lo que en realidad era lo que pasaba. Ella era una niña pequeña que no sabía nada acerca de ser un demonio, y si seguía por aquel camino, no iba a acabar muy bien.

_________________














AdrikLeroyBahuer
And just in time
In the right place
Suddenly I will play my ace



avatar
Adrik L. Bahuer
#} i'm a demon
#} i'm a demon

Mensajes : 153
Puntos : 139
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 28/09/2011
Edad : 24
Localización : En tus sueños...o en tus pesadillas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La única iglesia que ilumina es la que arde {Alba}

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 26, 2011 9:58 pm

Suspire un poco avergonzada la verdad es que tenía razón,me rasque la nuca llevaba las uñas pintadas de negro me gustaba ese color para mi gusto si alguien cree en algo bien libre es pero en comparación si te hacían el vació como era mi caso con mi antigua familia había una herida en mi interior que no cicatrizaba los humanos son delicados y los ángeles mal rayo les parta ya había matado a unos cuantos y era una sensación diferente
-Disculpa no quise ser grosera es solo que mi antigua vida a sido muy difícil para mi y he de acostumbrarme a que ya no apestare a humanidad,en cuando a los ángeles he matado a mas de uno y lo de la Iglesia me parece bien todos tenemos derecho a creer en lo que queramos pero yo no creo que haya cielo o infierno el infierno esta aquí nosotros los demonios lo movemos es mi punto de vista nada mas.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La única iglesia que ilumina es la que arde {Alba}

Mensaje por Adrik L. Bahuer el Sáb Nov 26, 2011 11:17 pm

Crucé los brazos sobre mi pecho, esperando a ver cual era la reacción de la demonio ante mis palabras. No habían sido las mas amables del mundo, eso lo tenía claro, porque no tenía ninguna intención de que fueran amables. Yo no lo era, y el mundo en el que vivíamos tampoco. Y si ella creía que iba a mostrarle algo de amabilidad estaba muy pero que muy equivocada. Porque no había ni un ápice amable en mi ser, como tampoco lo había en el mundo. Ambos lo fingíamos a veces, pero en el fondo sabíamos que la amabilidad solo era un truco que usábamos para lograr nuestros fines. ¿Los fines del mundo? No sabía cuales eran, y la verdad poco me importaba. El mundo de los humanos era algo que no me concernía a mi. A fin y al cabo, no era mi mundo. Solo estaba allí de paso, para atraer a todas las almas que pudiera para el piso de abajo.

Puse los ojos en blanco ante la actitud que mostró luego la chica. Patético, en serio. ¿Así pretendía ser un demonio? ¿ Disculpándose por ser grosera? Si yo hubiera tenido que disculparme cada vez que había sido grosero a lo largo de mi vida, no hubiera dado a basto. No, el pedir perdón no era algo que se me diera especialmente bien. La falta de costumbre, supongo. Claro que había hecho muchas cosas para tener que pedir disculpas, pero simplemente no me apetecía. nadie merecía que yo les pidiese perdón, únicamente yo mismo. Y nunca me iba a pedir perdón a mi mismo. ¿Por qué iba a hacerlo, si nunca iba a hacer nada que me perjudicara a mi mismo?

-Te daré un consejo: no te disculpes por ser grosera. Es mas , no te disculpes por nada, no es nuestro estilo hacer eso. Nosotros no nos disculpamos, obramos en nuestro beneficio, y por lo tanto, hacemos las cosas bien. Que eso afecte a otras personas negativamente a nosotros nos da igual, solo debes preocuparte de ti misma, no de los demás.- le dije. No sabía exactamente por qué le estaba diciendo eso. Era mucho mas fácil dejarla allí, y que cualquier demonio con menos indulgencia que yo la encontrara e hiciera lo que quisiera con ella. Ella no era mi problema, no debía preocuparme. Lo más fácil hubiera sido dar media vuelta para no volver a verla jamás. Me habría ahorrado muchísimo tiempo. Pero aquel ángel al que había ido a buscar se me había escapado, y sentía que debía hacer algo ya que estaba allí. Bien, no iba a conseguir una alma aquel día, pero al menos podría preparar a alguien para que pudiera hacer eso mismo con la destreza que se esperaba de ella. O al menos, lo intentaría. No estaba seguro de que ella fuera la mejor alumna, pero no se podía tener todo en esta vida.

Puse los ojos en blanco, pues no sabía en que momento le había pedido que me contara su vida. No me interesaba lo mas mínimo lo difícil que hubiera sido su vida pasada o las razones que tuvo para vender su alma a los demonios, pero parecía que ella no se enteraba de ello. Se notaba que recordaba lo que era ser humana. Era igual de pesada e idiota que ellos. - ¿el infierno aquí?.- comenté con una sonora carcajada.- Por favor, no me hagas reír. Se nota que no has estado nunca. Yo he nacido allí, y te diré una cosa: ni te imaginas lo que es el infierno. Ésto es el paraíso en comparación con lo que hay abajo. Los humanos dicen que algo es un infierno cuando es muy malo, pero la realidad es que nadie puede imaginarse que el infierno es un millón de veces peor de lo que se imaginan. No se debería usar ese término a la ligera. No sabéis de lo que habláis. -Comenté, con un tono duro en mi voz. No soportaba a aquella gente hablar del infierno con aquella ligereza, sin tener ni idea de lo que estaban hablando, del horror y la tortura, el dolor y sufrimiento que se aguantaba allí abajo. Había veces que ni nosotros mismos soportábamos estar allí abajo. Esa era una de las razones por la que tantos de nosotros estábamos en la Tierra. En comparación, aquel lugar era un paraíso.

_________________














AdrikLeroyBahuer
And just in time
In the right place
Suddenly I will play my ace



avatar
Adrik L. Bahuer
#} i'm a demon
#} i'm a demon

Mensajes : 153
Puntos : 139
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 28/09/2011
Edad : 24
Localización : En tus sueños...o en tus pesadillas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La única iglesia que ilumina es la que arde {Alba}

Mensaje por Invitado el Dom Nov 27, 2011 12:11 am

Con que así era un demonio de alto nivel? y encima esta algo molesto supuse que se le escaparía algún ángel o si no que motivo tendría,sonreí de medio lado y ande alrededor suyo sensualmente su aura era poderosa eso podía sentirlo perfectamente,cuando oí sus palabras me pareció divertido que se creía que era una niña?
-Los demonios como tu y como yo solo pensamos en nuestro beneficio eso es verdad pero tan bien en el deseo sexual,la lujuria y el desenfreno,supongo que tu estado de mal humor se debe a que se te a escapado un ángel,te propongo algo deja que maté a el que se te a escapado y a cambio veremos quien es mejor cazando almas-quedé delante de él mirando-le a los ojos fijamente

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La única iglesia que ilumina es la que arde {Alba}

Mensaje por Adrik L. Bahuer el Mar Nov 29, 2011 12:43 pm

Me resultaba algo irritante el tener que estar ahí con esa aspirante a demonio, enseñándole cosas básicas de como ser uno de nosotros si no quería acabar muerta en dos días. Porque como siguiera como hasta ahora era así como iba a acabar. Y a mi no me importaba en absoluto el destino y la suerte de aquella mujer, por mi podía hacer lo que quisiera, como si quería salvar a todas las almas de la creación y ser nombrada santa en el mismo día. Ella no era responsabilidad mía, así que no tenía por que preocuparme por ella. Y no lo hacía. Pero la muerte de un demonio siempre era algo que me gustaba evitar, aunque fuera un principiante como la que tenía delante. Supuse que, al ser yo el único que estaba allí, recaía sobre mi la tarea de iniciarla un poco en nuestro mundo. Pero si me cansaba, la dejaría allí sin pensarlo. Yo no había ido allí a dar clases a nadie, y solo lo hacía porque, si la chica tenía que aprender algo, por lo menos que aprendiera de uno de los mejores. Es decir, de mi. Era todo un honor para la muchacha, aunque ella no lo supiera. Pero ya me encargaría de que se enterara. Eso era un favor personal que le estaba haciendo. Y cuando llegara el día en el que yo necesitara un favor de alguien, me lo cobraría sin dudarlo. Claro que muy mal tenía que estar la situación para que necesitara recurrir a otra persona para solucionar mis problemas. Pero bueno, nunca se sabía. Y siempre venía bien contar con un plan de reserva por si las cosas fallaban.

No la perdí de vista cuando empezó a dar vueltas a mi alrededor con aire sensual. Nunca estaba de mas vigilar tus espaldas por si acaso, pensaba mientras no le quitaba los ojos de encima. No tenía que olvidar que esa mujer acababa de salvar a una niña. No podía fiarme tan a la ligera de ella. A ver si la iba a perder un segundo de vista y luego fuera ella a clavarme un puñal por la espalda. Siempre era mejor ser precavido con aquellas cosas. Necesitaría algo mas que unas simples palabras y unos andares sensuales para que terminara fiándome de ella.

-Bueno, no solo pensamos en eso. También pensamos en la envidia, la gula o la pereza, no todo en nuestras vidas es desenfreno. Aunque reconozco que así el la mayor parte del tiempo.-repuse al oírla hablar. Las palabras dichas por la chica se asemejaban mas a lo que era los demonios de toda la vida, aunque con eso solo no iba a fiarme de ella totalmente. Todavía podía verla salvando una vida, y eso no me gustaba nada. - Veo que ahora eres adivina.- le espeté, alzando una ceja. No sabía como ella había adivinado lo del ángel. Tal vez hubiera estado allí dentro conmigo, o hubiera percibido una esencia angélica cerca. Pero lo que no me gustaba nada era que alguien adivinara tan fácilmente lo que estaba haciendo. Estaba siendo muy descuidado si cualquiera podía adivinar lo que estaba haciendo. -¿Qué te hace pensar que si se me ha escapado a mi, tu podrás darle caza? ¿Acaso tienes algo que yo no tengo?.-le pregunté, todavía con la ceja levantada. Era una ilusa si creía que podría vencer allí donde yo había fracasado. Aquel ángel era viejo, mucho mas que ella, mas listo y hábil. No veía como una nueva podría dar caza a alguien que llevaba tanto tiempo en aquel negocio. -Yo llevo cazando almas mucho antes de que tu cuerpo humano se hubiera formado en el vientre de tu madre. ¿Crees acaso que puedes enseñarme algo nuevo?.-le pregunté, burlón, cuando habló del "mejor cazando almas". No sabía quien se había creído aquella mujer que era, pero no sabía quien era yo.-Pero adelante, muéstrame lo que sabes hacer.- la invité

_________________














AdrikLeroyBahuer
And just in time
In the right place
Suddenly I will play my ace



avatar
Adrik L. Bahuer
#} i'm a demon
#} i'm a demon

Mensajes : 153
Puntos : 139
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 28/09/2011
Edad : 24
Localización : En tus sueños...o en tus pesadillas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La única iglesia que ilumina es la que arde {Alba}

Mensaje por Invitado el Mar Nov 29, 2011 1:22 pm

Parecía mentira que algunos demonios fuesen tan ciegos,y él como los demás era un hombre y claro está la mayoría de chicos que había conocido pensaban con la entrepierna me daban nauseas ,al oír lo que me decía sonreía de medio lado
-Si fuese adivina como tu dices te habría visto venir no crees? y ademas sentí un ángel cerca así que eso te reconfortara verdad?-me quedé frente a él mirando su estatura había que reconocer que no estaba mal pero no era momento de pensar en esas cosas,noté ese aura que desprenden los ángeles y salí disparada y después de media hora aproximadamente traía el cuerpo de el sacerdote de esa iglesia aún tenía las alas,me había costado bastante pero solo tenía algunos arañazos y quemaduras nada serio,le pase el cuerpo
-Y aquí esta mi prueba,que te fiaras de mi ahora?

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La única iglesia que ilumina es la que arde {Alba}

Mensaje por Adrik L. Bahuer el Mar Nov 29, 2011 1:48 pm

Asentí gravemente al oír las palabras de la muchacha. Es cierto que si hubiera sido adivina me hubiera visto venir, y por lo tanto no habría hecho lo que había hecho, al menos no antes de que yo me hubiera ido del lugar. Eso es, al menos, lo que yo hubiera hecho en su lugar: esperar a que toda la actividad demoníaca se hubiese parado e ido para hacer mis buenas acciones del día. Cosa que no quería decir, ni por un momento, que yo fuese a hacer buenas acciones. Ni se me habría pasado por la cabeza, la verdad. Eso de las buenas acciones no iba conmigo. Ni conmigo, ni con ningún demonio que se precie. Nosotros no hacemos cosas buenas. No estamos hechos para eso. Fuimos creados para hacer el mal, y punto. Claro, que los demonios como la chica que tenía enfrente no había sido creada. Ella había sido humana, y posteriormente su alma había sido vendida, por la razón que fuera, que no me importaba lo mas absoluto. Ellos, que no habían sido creados, podían hacer otras cosas que no fuera destruir, supongo. Aunque no me interesaba para nada aquello. A mi me gustaba la destrucción, y si a algún demonio como ella no le gustaba aquello, entonces sería objetivo de mi desprecio, y seguramente del de la mayoría de los que eran como nosotros.

Lancé una mirada dura a la chica por hablarme por ese tono. "Eso te reconforta, ¿no?". Pero, ¿quién se había creído que era para hablarme de esa manera? No era mas que una humana que jugaba a los demonios sin saber lo que implicaba ser uno de ellos. No podía comprender que era ser uno de nosotros, pues su humanidad todavía contaminaba su forma demoníaca. Ese problema no me ocurría a mi, pues nunca había sido humano {afortunadamente}, así que no había nada humano que pudiera contaminarme. Pero no era así con ella. Y esa mujer, que había sido una humana, se atrevía a hablarme de aquella manera. Estuve a punto de replicarle, pero ella ya había salido disparada hacia Dios sabe donde. Así que no solo se atrevía a hablarme así, sino que encima se iba y me dejaba con la palabra en la boca. Fruncí el entrecejo, contrariado.

No la volví a ver hasta pasado un rato, una media hora mas o menos. Pensé que ya habría abandonado, o que el ángel había acabado con ella nada mas verla. Cualquiera de las dos versiones me valía. Pero no era así, y cuando ya creía que no debía esperar mas, la vi aparecer. En sus manos llevaba un cuerpo: el de aquel ángel que había visto en la iglesia, aquel que no me había dado tiempo de acabar. Así que tenía razón: el ángel era el sacerdote, como implicaban las alas que todavía llevaba extendidas en su espalda. Miré el cuerpo con indiferencia. Tenía razón en sospechar de él, aunque al final no había sido yo quien había acabado con su vida. Ella me pasó el cuerpo del difunto, que dejé caer el suelo, con un ruido sordo. No iba a tocar a un ángel muerto. -Felicidades.- repuse.-Me has sorprendido gratamente, aunque no deberías dejar el cuerpo aquí, en medio de la calle. Cualquiera podría verlo.- le dije, paseando mi mirada por todas partes, aunque no había nadie que pudiera haber visto aquel cuerpo sin vida y las dos personas que permanecían junto a él. -Veo que no te ha dado muchos problemas.- comenté, mirandola. En su piel solo había unos pequeños rasguños y quemaduras, nada comparado con aquellas que había sufrido el ángel. -El enemigo de mi enemigo es mi amigo.-repuse, respondiendo a su pregunta, aunque no me fiaba del todo de ella todavía. Hacía falta algo mas que un ángel muerto para que me fiara de ella, aunque por ahora estaba haciendo méritos para ello. Pero nunca estaba de mas ser un poco precavido.

_________________














AdrikLeroyBahuer
And just in time
In the right place
Suddenly I will play my ace



avatar
Adrik L. Bahuer
#} i'm a demon
#} i'm a demon

Mensajes : 153
Puntos : 139
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 28/09/2011
Edad : 24
Localización : En tus sueños...o en tus pesadillas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La única iglesia que ilumina es la que arde {Alba}

Mensaje por Invitado el Mar Nov 29, 2011 3:56 pm

Tenía razón y si quería ser un demonio fuerte como ese muchacho debía hacer lo que me dijese aunque antes hubiese sido una frágil humana eso se acabó ya no le debía ninguna explicación a nadie mucho menos a mi familia por que ya no la tenía,hice desaparecer el cuerpo sin que nadie lo viese y me lavé las heridas en una fuente de agua,al tocar las quemaduras aún me dolía pero podía aguantarme y lo haría y si para ello debía salvar la vida a ese demonio lo haría de buena gana aunque me costase la vida
-No tienes buena cara te encuentras bien?-le mire de reojo mientras me recogía el pelo con un coletero negro
-Soy Alba y tu?-me mire en el agua mi reflejo marcaba como mis ojos estaban llenos de odio y desprecio hacia la vida humana

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La única iglesia que ilumina es la que arde {Alba}

Mensaje por Adrik L. Bahuer el Jue Dic 01, 2011 7:45 pm

Me complacía ver como aquella mujer hacía lo que yo le decía, aunque, claro, eso no era nada nuevo en mi vida. Desde siempre yo había tenido la capacidad de hacer que las personas hicieran lo que yo les decía. Tal vez fuera por el aura de demonio que me rodeaba constantemente, o tal vez fuera por mi encanto natural que hacía que todo el mundo pelease por complacerme. No estaba seguro, pero me daba un poco igual. Lo principal era que la gente estaba bajo mi merced, haciendo lo que yo les dijera, y eso me gustaba. Eran simples marionetas en mis manos que podía manejar a mi antojo, lo cual estaba mas que bien. De todas formas, no tenían elección: tenían que obedecerme si o si. Aunque la demonio con la que estaba ahora mismo no estaba obligada a obedecer a todo lo que le decía, pero aun así lo hacía. Eso demostraba que al menos tenía algo de cabeza, puesto que lo único que estaba haciendo era darle consejos para ser una buena demonio y no acabase muerta a manos de sus propios hermanos demoníacos. Solo lo hacía por su bien. Si es que en el fondo era un buenazo. Creo que mañana mismo me nombrarían santopor ello.

Alcé una ceja al escuchar el comentario que me dirigió la chica demonio.¿Yo, mala cara? Pero si yo tenía buena cara hasta medio muerto. Era físicamente imposible que yo pudiera tener mala cara. Seguro que serían alucinaciones de demonio primerizo, o algo por el estilo.- ¿Perdón? ¿Que estás insinuando?.- le pregunté, acercándome a la fuente de agua en la que ella se estaba lavando las heridas recibidas en el combate con el ángel Me puse al lado de la chica, mirando el reflejo que el agua me devolvía de mi mismo. -Yo me veo bien. Tendrás que ser mas concreta.-comenté, mirando como la superficie del agua distorsionaba mi imagen.

-Adrik. Un placer para ti, sin duda.-me presenté cuando ella me dijo su nombre. Era gracioso su nombre. "Alba". Como la luz del día. La luz no es lo que la gente asociaba con los demonios, aunque no es que a mi precisamente me disgustara la luz. Simplemente, estaba allí, y ya está. La oscuridad era lo que se asociaba con nosotros, y tampoco estaba mal del todo. Pero todo tiene que tener un equilibrio. Bueno, no todo. En el caso de demonios y plumiferos, el equilibrio no era nada bueno.

_________________














AdrikLeroyBahuer
And just in time
In the right place
Suddenly I will play my ace



avatar
Adrik L. Bahuer
#} i'm a demon
#} i'm a demon

Mensajes : 153
Puntos : 139
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 28/09/2011
Edad : 24
Localización : En tus sueños...o en tus pesadillas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La única iglesia que ilumina es la que arde {Alba}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.