This Is My Destiny
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 46 el Miér Jul 19, 2017 12:47 pm.
Últimos temas
» #} Registro de Avatar
Dom Ene 13, 2013 8:09 pm por Lina Sauce

» Lina J. Sauce
Dom Ene 13, 2013 6:42 pm por Lina Sauce

» TwiGeneration, Rol foro (Normal)
Dom Ago 26, 2012 9:47 pm por Invitado

» ¡Día de San Valentín! {TODOS}
Dom Abr 22, 2012 12:05 am por Erik Peterson

» X-men y los vengadores {Foro recien abierto} |Elite|
Lun Mar 26, 2012 4:58 am por Invitado

» Invitación :D
Sáb Mar 03, 2012 4:59 am por Hanna W. Vassiliev

» Ausencia temporal
Miér Feb 29, 2012 5:38 pm por Annelysse D. Felder

» Limpieza de Personajes {IMPORTANTE}
Lun Feb 27, 2012 11:31 pm por Annelysse D. Felder

» + Damn Hell {x} NUEVO {x} Normal
Lun Feb 27, 2012 10:09 pm por Invitado

Foros Hermanos
http://illiweb.com/fa/pbucket.gif
foro hermano
ROL4US

Guerra fría {Gabriel}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Guerra fría {Gabriel}

Mensaje por Adrik L. Bahuer el Vie Dic 09, 2011 3:07 pm

El viento hacía que se me removiera continuamente el pelo mientras observaba a la ciudad dormida. Era de noche, así que no había mucho que ver. Aunque de día tampoco es que fuera gran cosa. ¿Qué había que ver? ¿Una ciudad humana? No, gracias. Tenía cosas mucho mejores que hacer que ponerme a contemplar a los humanos. Esos monos sin pelo habían resultado interesantes al principio, con su facilidad para caer en todos los pecados existentes, su facilidad para matar, para traicionar, para destruir. Lo hacían con total naturalidad, porque así habían sido creados. Eran imbéciles, débiles, violentos y crueles. En cierto modo no estaban nada mal. Esas cualidades eran las que nosotros destacábamos de ellos, las que potenciábamos. Su mal comportamiento era por lo que nosotros estábamos allí, para ocuparnos de que estuvieran en el lugar que merecían por ser así. También había que admitir que muchos de los pecados que cometían los humanos eran gracias a nosotros...¿pero eso a quién le importa? La cuestión es que nosotros solo hacíamos justicia. Los malos nos los llevábamos con nosotros. Y fin de la historia. Al fin y al cabo, no eramos tan malos.

Bueno, eso no me lo creía ni yo. No yo ni cualquiera con bastante sentido común. Ah, y los ángeles que no cabían en ninguno de los dos grupos anteriores, tampoco. Pero ellos estaban obligados a no creérselo, puesto que el de arriba así les obligaba, diciendo que nosotros eramos los "malos", y bla, bla, bla...Y tenía razón. Aunque a mi nunca me había importado demasiado lo que el de arriba aseguraba sobre nosotros, ni sobre nada en especial. La palabra del de arriba a mi me importaba un pimiento. Yo no le debía nada, y no me caía nada bien. Supongo que la relación era de reciprocidad, pues a ninguno de los que había allí arriba les caía muy bien la gente como yo. Y ya ves lo que me importaba. ¿Quién en su sano juicio querría tener amistad con alguno de los de allí arriba? No, gracias. No conocía a gente mas sosa e irritante que los ángeles, y eso que había conocido a muchos humanos que podrían encajar perfectamente en esa descripción. Además, ningún humano había intentado nunca acabar conmigo, como algún que otro ángel. Y había dicho bien, "intentar", pues ninguno que lo hubiera intentado lo había conseguido, y tampoco había vivido para contarlo. Aunque no habían sido muchos ángeles últimamente, la verdad. Aunque la guerra que habíamos mantenido desde siempre seguía ahí, latente, ninguno de los dos bandos había hecho todavía ninguna acción ofensiva grande contra el otro. Simplemente estábamos allí, acabando unos con otros si surgía la ocasión, pero sin una ofensiva de guerra propiamente dicha. Una especie de guerra fría, como dirían los humanos. Todos estábamos tan inmersos en nuestra convivencia con los humanos, pasando desapercibidos para intentar conseguir nuestros intereses, que parecía que nuestra guerra eterna había pasado desapercibida completamente. Aunque yo si que me acordaba de ella.

Miré el reloj de muñeca que llevaba puesto. Pasaban ya 20 minutos de la hora acordada con aquel demonio para nuestra reunión. Yo siempre había sabido tener paciencia, pero creo que la concepción de la puntualidad de aquel demonio no era la misma que la mía. Según me había dicho, él sabía mucho acerca de los ángeles, y a mi eso me interesaba sobremanera. Siempre había que saber lo más posible sobre tu enemigo, puesto que así podrías saber cuales eran sus debilidades, cuales sus puntos fuertes, y sobre todo, como se podía acabar con ellos de la forma mas efectiva. Supuestamente, ese informador tenía que haber llegado a aquel sitio acordado hacía ya mucho, pero no había aparecido. Había muchas posibilidades de que los plumitas hubieran acabado con él: sería todo lo demonio que quieras, pero era un patán, un completo inútil. No me hubiera extrañado nada que ellos hubieran acabado con su vida antes del encuentro acordado, aunque si me hubiera molestado un poco, pues me habrían hecho esperar todo ese tiempo para nada. Yo no estaba como para perder el tiempo, si habían acabado con él, hubiera sido mejor que me lo hubieran dicho desde el principio, y así me hubiera evitado perder mi preciado tiempo.

Pasados unos minutos, puse oír unos pasos en aquel lugar, aunque estaban a muchos metros de mi. Al fin aquel inútil había aparecido. Ya tardaba. Esperaba que, al menos, la información que me trajera sobre ellos fuera valiosa. Pensé que ni siquiera me había pedido nada a cambio de dármela. Me ofrecía la información, así, gratis. Otra prueba mas de su completa estupidez. De todos es sabido que en este mundo no hay nada gratis, y no se puede recibir sin dar nada a cambio. Pero él no me había pedido nada, lo cual no hacía mas que señalar su estupidez. Si hubiera sido yo quien tuviera la información, no la habría regalado a no ser que me dieran algo a cambio que me beneficiase generosamente. De todas formas, era mucho mejor para mi. Así me aseguraba de que no tenía que dar ni hacer nada por aquel demonio. Información gratis: era toda una novedad.

Sin embargo, aquel aura que llevaban consigo los pasos oídos no eran de un demonio. Eran justo lo contrario: era el aura de un ángel. Suspiré imperceptiblemente, sin apartar la mirada de la ciudad humana sumida en la oscuridad de la noche. No era la compañía que esperaba aquella noche. Aun así, quizás aun pudiera servirme. ¿Quien mejor para darme información acerca de los ángeles, que un propio ángel?

_________________














AdrikLeroyBahuer
And just in time
In the right place
Suddenly I will play my ace



avatar
Adrik L. Bahuer
#} i'm a demon
#} i'm a demon

Mensajes : 153
Puntos : 139
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 28/09/2011
Edad : 24
Localización : En tus sueños...o en tus pesadillas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.