This Is My Destiny
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 46 el Miér Jul 19, 2017 12:47 pm.
Últimos temas
» #} Registro de Avatar
Dom Ene 13, 2013 8:09 pm por Lina Sauce

» Lina J. Sauce
Dom Ene 13, 2013 6:42 pm por Lina Sauce

» TwiGeneration, Rol foro (Normal)
Dom Ago 26, 2012 9:47 pm por Invitado

» ¡Día de San Valentín! {TODOS}
Dom Abr 22, 2012 12:05 am por Erik Peterson

» X-men y los vengadores {Foro recien abierto} |Elite|
Lun Mar 26, 2012 4:58 am por Invitado

» Invitación :D
Sáb Mar 03, 2012 4:59 am por Hanna W. Vassiliev

» Ausencia temporal
Miér Feb 29, 2012 5:38 pm por Annelysse D. Felder

» Limpieza de Personajes {IMPORTANTE}
Lun Feb 27, 2012 11:31 pm por Annelysse D. Felder

» + Damn Hell {x} NUEVO {x} Normal
Lun Feb 27, 2012 10:09 pm por Invitado

Foros Hermanos
http://illiweb.com/fa/pbucket.gif
foro hermano
ROL4US

Despues del trabajo, atardecer.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Despues del trabajo, atardecer.

Mensaje por Invitado el Miér Nov 16, 2011 7:23 pm

Casi estaba atardeciendo cuando por fin pude dejar la escuela, los chicos siempre necesitaban ayuda así que solía hacer horas extras, creanme valía la pena. Caminaba lentamente por el puerto sin prisa, le eché una mirada a mi moto, unos chicos se sacaban unas fotos finjiendo que era suya, nada de que preocuparse. ¿Han tenido esa sensación de que todo va bien y nada podría arruinarles el momento? pues precisamente así me sentía observando el mar tan tranquilo.

- Hey con cuidado, si te caes al agua vas a resfriarte y puedes resultar lastimada- dije con dulzura a una niñita de unos seis años cuyos padres estaban muy ocupados discutiendo como para cuidarla. De nuevo ese sentimiento de rabia dentro de mi el que tenía que controlar.- ven.

La niña tomó mi mano con confianza, normal ellos son muy perceptivos con las auras. Me acerqué a los padres hablandoles con seguridad y firmeza.

- No sacan nada con discutir por quien cuida mejor a la niña si mientras lo hacen ella juega al borde del muro. Cuando se ahogue ya no tendrán razones para discutir.

Los dejé con la niña, creo que su madre quería matarme pero al menos mis palabras se le quedarían en la cabeza y la proxima vez ambos serían mucho más cuidadosos. Por lo pronto solo se fueron a casa y yo aproveche para sentarme en el borde donde había encontrado a la pequeña. Un mal movimiento o un empujón bastaria para lanzarme al agua pero yo sabía nadar esa niñita no. Cerré mis ojos un momento espantando con ello la rabía que a veces amenazaba con consumirme.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Despues del trabajo, atardecer.

Mensaje por Invitado el Miér Nov 16, 2011 9:03 pm

Un sedán negro familiar aguardaba aparcado en la puerta de un domicilio, los cristales traseros estaban tintados, pero si se pudiera ver a través de ellos se podría observar a un hombre sentado cómodamente observando por la ventana, observando a su víctima, su objetivo personal, la verdad, se defraudaba a sí mismo por el objetivo que había escogido, era... demasiado fácil, y no solo jugaba con él, sino también con la mujer por si algo se torcía, pero le gustaba más el plan que le tenía reservado al hombre, mucho más.

Salió del coche en silencio, un coche robado, pero no había registros de que hubiera sido él, en realidad, no había registros de que hubiera sido robado, su dueño había muerto y se había asegurado de que jamás encontrarían su cuerpo ni nada que les sugiriese que había sido asesinado en lugar de haberse marchado. Comenzó a seguirle lenta y disimuladamente hasta que se dio cuenta de que iba al puerto, por suerte llevaba un chándal y estaban en pleno verano, Christopher entró a una pequeña tienda y compró una pequeña mochila donde al salir de la tienda guardó la camiseta que llevaba puesta de manga larga y comenzó a correr por el puerto

¿Por qué sin camiseta? Era sencillo, haciendo eso se fijaba en posibles víctimas que pudiera captar por medio de la seducción, era increíble la cantidad de prohibiciones que aquel gordo denominado Dios imponía a "todas sus criaturas", los humanos, los ángeles... ¿Cómo podía esperar que no cayeran en ninguna de sus incontables prohibiciones? A veces pensaba que en realidad no eran tan diferentes, que a él le gustaba ver como se equivocaban y eran castigados por ello ¿Idea retorcida? Quizás.

La mente de Jeremy se detuvo en su cavilación cuando observó a una de esas gallinas parando una discusión y cómo empezaban a irse por el camino que él había cogido, iban directos a su cazador, cuando se acercó se chocó a propósito con el hombre y fingió que había sido sin querer, esos ignorantes humanos se lo creían todo

Lo siento mucho señor— Chris hizo una pausa y al instante dijo —¡Vaya Anthony! ¡Qué sorpresa verte por aquí! Creía que estarías en el bar bebiendo como siempre ¿O es que te han echado por el incidente de anoche? Bebiste demasiado y te pusiste muy violento ¿Sabes que Jimmy aún está en el hospital?— Con la mirada el hombre le suplicaba que parase, y la mirada de mujer daba la razón, pronto le dejaría y eso conllevaría la pérdida del alma de su marido, estaba seguro, el alcohol le obligaría a hacer algo que jamás habría hecho sin beber ¿La mirada de la niña? La mirada de la niña reflejaba miedo, esos renacuajos podían sentir lo que era —¿Es tu mujer? Vaya Tony... si lo hubiera sabido jamás hubiera... bueno, da igual, debo seguir, un placer verte

Jeremy se alejó haciendo footing con un objetivo muy claro, la ángel, los gritos de la pareja se escuchaban casi por todo el puerto, la chica tiraba de la manga de sus padres asustada por la discusión, era perfecto, Chris alcanzó a la ángel con la armoniosa melodía de la discusión por detrás y se sentó a su lado con una sonrisa seductora, aunque realmente no era su principal intención, si caía, pues mejor.

Tu amo te pone muchas prohibiciones y obligaciones ¿No? Debes saber algo, busca a otra familia, esa es mía, aunque hayas jugado duro no es lo suficientemente duro ¿Oyes sus gritos? Deliciosos

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Despues del trabajo, atardecer.

Mensaje por Invitado el Jue Nov 17, 2011 6:52 am

Mi tranquilidad fue cruelmente quebrada por unas voces ya conocidas, las mismas que había logrado calmar ahora se alzaban en medio de una terrible pelea. Sentí su precensia y todo fue explicado facilmente, se trataba de un demonio que no había encontrado nada mejor que interferir donde no le correspondía. Le dediqué una mirada de superioridad que calmé lentamente, no permitiría que un demonio me sacara de mis cabales.

- Esa es la diferencia entre tu y yo, tu juegas yo voy en serio.

Sin decirle nada más me puse de pie, observe a la niña y atraje su atención. Asustada corrió a mis brazos la levanté y le pedí que estuviera tranquila que confiara en mi. Su padre se dio cuenta de que la niña ahora estaba en los brazos de la misma mujer que ante los había reprendido, luego se dio cuenta su madre, pero ambos estaban tan ocupados metidos en sus problemas que no le dieron importancia, otra vez la ignoraban.

Caminé hasta la orilla del puerto meciendo a la pequeña, le murmuré que confiara en mi. Escuché los apresurados pasos de sus padres que parecieron adivinar mis intenciones. Pero fue demasiado tarde yo ya había dejado caer a la niña al mar y ahora ella pataleaba desesperada tratando de no hundirse. Me dolió profundamente tener que hacerle eso a un pequeño angelito pero era totalmente necesario.

Una cachetada me volteó el rostro al mismo tiempo que el padre de la niña saltaba al agua para sacarla lograndolo con exito. Su mujer me gritaba cuanta grosería se sabía, dejé que mas de uno de sus golpes me llegara. No podía seguir allí por mucho tiempo o me arrestarian así que me aparté, pronto olvidarían mi rostro pero en este momento era en lo unico que podía pensar.

- Si amas a tu hija deja de lastimarla, busca ayuda para ti y para tu esposo. Eres una buena mujer, siempre quisiste ser madre y solias amar a ese hombre, no hay razones para dejar que esa parte de ti muera. Ambos son mejores de lo que creen.

Palabras dichas con rapidez, ya la gente se daba cuenta de lo que había pasado, el padre de la pequeña la estaba sacando del agua y yo tendría que perderme por un rato. Cogí al demonio de la mano jalandolo con firmeza.

- tu te vienes conmigo, arriesgué a la niña nada me cuesta lastimarte a ti- no iba a dejarlo para que arruinara lo que yo construia aunque seria dificil ahora que ambos tenían una enemiga en común.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Despues del trabajo, atardecer.

Mensaje por Invitado el Jue Nov 17, 2011 8:31 am

Le gustaba la mirada que le dedicaba ¿Por qué era de superioridad? No, en realidad eso lo odiaba, porque esa gallinita no era superior a él en ningún aspecto, ni en habilidades, ni en inteligencia... ni en nada; quizás si no estuviera tan limitada por sus asquerosas prohibiciones podría acercarse un poco más a la comparación, que no a superarle ¿Cuál era entonces la razón por la que le gustaba aquella mirada? Era simple, esa mirada era una clara prueba de que lograba alterar a la gallina, y tan solo tenía que hacerla explotar, que hubiera una víctima colateral y ella habría caído sin remedio, era una tarea tan sumamente fácil hacer caer a un ángel, que lo había hecho aún cuando no era exactamente eso lo que deseaba. Al pensar en ello los pensamientos se dirigieron hacía Katherine, quizás esa gallina sabía donde estaba, pero no, no iba a rebajarse al nivel de pedir ayuda a un ángel, él podía encargarse, él podía encontrarla.

¿Sabes? Me gusta la diferencia, yo lo disfruto, tú no; yo lo hago por placer, tú no ¿Y sabes qué? Eso es justo lo que marca la diferencia, tú crees que si ganas hoy habrás acabado salvándoles pero... No es así, me he asegurado de que uno u otro acabe errando no servirá de nada que lo intentes

Christopher se quedó sentado observando la repulsiva escena, aunque en cuanto vio cómo dejaba caer a la niña al mar y la madre comenzaba a golpear a la gallina, había conseguido esa victoria, había ganado esa batalla, pero no la guerra por ellos, y sabía que la gallina no podría estar siempre allí para protegerles, tenía la obligación de ayudar a todo aquel que necesitase su ayuda, y había mucha gente que la necesitaba, demasiada como para poder centrarse solo con aquella familia como él hacía.

Jeremy observó cómo ahora los dos intentaban ayudar a su hija a salir del agua y la madre había cogido una cuerda para que el padre se agarrase y arrastrarles a ambos fuera del agua pero, entonces ocurrió algo horroroso, Christopher se concentró en la cuerda e hizo que empezase a arder obligando a todos a soltarla, algo después hizo que el padre viera delante suyo a su hija ahogada y este empezó a llorar y empezó a hundirse, sabía que no morirían, y no esperaba que lo hicieran, solo quería... divertirse.

Vio a un hombre más lanzarse a ayudarles, pero antes de que pudiera ver cómo acababa la cosa apareció la gallinita de nuevo cogiéndole del brazo y arrastrándole, accedió a ir con ella, no por miedo si no porque ya había hecho bastante mal allí y lo tendría más fácil para la próxima, al fin y al cabo sabía dónde vivía.

¿Sabes qué?— Dijo Christopher mientras se alejaba —Solamente me has ayudado, el hombre es un alcohólico y se pone violento cuando bebe, algún día matará a su mujer de una paliza y su hija decidirá vengarse cuando crezca; si intentas que eso no pase, que el hombre no esté con ellas acabará emborrachándose y matando a su ex mujer para estar con su hija, y la historia se repetirá; si, por el contrario evitas que la madre vea a su hija, la historia ocurrirá al contrario... No puedes salvarles, hagas lo que hagas

¿Por qué le decía aquello? En primer lugar pretendía desolarla, hacerle saber que todos sus intentos habían sido inútiles y... ¿En segundo lugar? Quería ver si intentaba salvarles, y cómo lo intentaba sin éxito, al fín y al cabo tanto el hombre como la mujer la consideraban ahora un peligro y una enemiga y eso mezclado con su persuasión podía llevar a la ángel a una ocasión incómoda, muy incómoda

Dime ¿No estás cansada de tantas prohibiciones? ¿De tener que ir con cuidado con cada paso para no caerte? ¿De tener que obedecer como si fueras una simple esclava? Piénsalo ¿No te gustaría hacer lo que quisieses cuando quisieses? No tendrías porqué hacer el mal, pero podrías estar con la persona a la que amas sin temor a propasarte

Dijo con una sonrisa y una voz seductora, pretendía hacerla caer, ver como perdía sus alas y se quedaban sus cicatrices, por simple diversión, como decía ese ridículo anuncio; hacer caer a un ángel... no tiene precio

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Despues del trabajo, atardecer.

Mensaje por Invitado el Jue Nov 17, 2011 9:46 am

- Ven sigueme.

Dije suspirando como quien se dirige a un niño demasiado testarudo, luego de aquella escena especialmente fuerte me sentía mucho más tranquila. La razón era simple, yo había dejado más que palabras en ambas personas, había plantado una semilla que emergería y el sin saberlo solo había ayudado a que fuera aún más fuerte. Por eso fue que mi voz no sonó como una orden sin embargo la firmeza con que lo sostenía no parecía dejarle otra opción. Lejos de la multitud y con la certeza de que todos allí habían olvidado mi rostro, porque había actuado como angel y no como individuo tomé asiento invitandolo a sentarse junto a mi.

- ¿Que te hace pensar que no lo disfruto? me encanta ser quien soy y hacer lo que hago. Suceda lo que suceda con ellos yo ya hice mi trabajo, el resto depende de su fuerza y se que ustedes los demonios no pueden comprenderlo pero la fuerza de un corazón humano es muy intensa.- no me esforcé por explicarselo ya que el se encerraría en sus macabras explicaciones- se que no lo crees pero yo no estoy sola en esto, siempre habrá un angel allí para ellos y todo gracias a esa dulce niña.

Sus ultimas palabras me hicieron reir bastante de forma sincera he de aclarar, las había escuchado tantas veces. Muchos habían intentado apartarme de mi camino lo que no comprendian era que estaba allí porque lo deseaba y no por obligación, el día en que pensara que ya no tenía nada más qe ofrecer no necesitaría la influencia de un demonio para caer en la tentación, yo solita me lanzaría a sus brazos. Saqué un chocolate de mis bolsillos uno de los chicos de la escuela me lo había regalado.

- ¿Quieres?... ¿Qué? te parece raro que esté tan calmada? pues hoy ha sido un buen día alguien como tu no podría arruinarmelo. Responderé tus preguntas solo porqué no tengo nada mejor que hacer, no me cansan las prohibiciones porque soy libre de hacer lo que desee no le tengo miedo a las consecuencias. Con eso queda fuera tu teoria de la obediencia ciega y la esclavitud. Quizás mis errores son castigados más severamente que los de la mayoría pero son mis errores y depende de mi el no cometerlos.

A pesar de la calma que demostraba estaba lista para detener cualquier intento de su persona por hacer algo en contra de las personas de ese lugar. La conversación solo era la excusa para mantenerlo distraido.

- De hecho diría que soy más libre que tu, porque yo puedo hacer el bien o el mal y puedo disfrutarlos ambos- vaya si lo sabía, muchas tentanciones estaban al alcance de mi mano, la mayor de ellas la ira- tu solo puedes hacer el mal, estás programado para eso después de todo. Dirás que lo disfrutas y que hacer el bien es aburrido pero en realidad es simplemente que no tienes otra opción, no puedes sentirte de otra manera.

Guardé silencio mirandolo directamente a los ojos como si quisiera llegar hasta su alma inexistente. Seguramente era un demonio joven o quizás era que los angeles en su mayoria vivian del deber, así que las criaturas de las oscuridad terminaban creyendo que era la seducción lo que podía acabarnos.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Despues del trabajo, atardecer.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.