This Is My Destiny
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 46 el Miér Jul 19, 2017 12:47 pm.
Últimos temas
» #} Registro de Avatar
Dom Ene 13, 2013 8:09 pm por Lina Sauce

» Lina J. Sauce
Dom Ene 13, 2013 6:42 pm por Lina Sauce

» TwiGeneration, Rol foro (Normal)
Dom Ago 26, 2012 9:47 pm por Invitado

» ¡Día de San Valentín! {TODOS}
Dom Abr 22, 2012 12:05 am por Erik Peterson

» X-men y los vengadores {Foro recien abierto} |Elite|
Lun Mar 26, 2012 4:58 am por Invitado

» Invitación :D
Sáb Mar 03, 2012 4:59 am por Hanna W. Vassiliev

» Ausencia temporal
Miér Feb 29, 2012 5:38 pm por Annelysse D. Felder

» Limpieza de Personajes {IMPORTANTE}
Lun Feb 27, 2012 11:31 pm por Annelysse D. Felder

» + Damn Hell {x} NUEVO {x} Normal
Lun Feb 27, 2012 10:09 pm por Invitado

Foros Hermanos
http://illiweb.com/fa/pbucket.gif
foro hermano
ROL4US

Conoce a tu enemigo {Annabeth}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Conoce a tu enemigo {Annabeth}

Mensaje por Adrik L. Bahuer el Dom Oct 09, 2011 8:38 pm

Ojos luminosos. Ojos que despedían luz, que revelaban un alma pura en el interior de aquel cuerpo aparentemente humano. Ojos que odiaba. Como todo aquel cuerpo en su extensión. No en vano era el cuerpo de uno de ellos. De un enemigo. Uno de aquellos ángeles, tan buenos y puros que eran francamente insoportables. Noté sus luminosos ojos clavados en mí, siguiéndome con la mirada, analizando cada paso que daba, como si estuviera vigilando que me portara como un buen chico, lo que probablemente pasaba. Sí, eso era lo que ese ángel de cabelleras rubias hacía. Me vigilaba, para que no hiciera nada malo. No es que fuera a hacerlo, pues era lo suficientemente inteligente como para no montar un espectáculo en medio de la calle. No hacía falta la afiliada mirada de aquel plumitas para recordarme que no debía hacer una locura delante de todos.

Finalmente, él y sus ojos se perdieron de mi vista. Al fin, era libre para poder hacer lo que quisiera. No es que la presencia de un simple ángel pueda hacer que me asustara, hacía falta algo más que eso, sin embargo, sí que me dejaba algo intranquilo. Aun así, si quería hacer algo, lo haría, y no me detendría un simple plumífero así, porque sí. Yo podría con uno cualquiera, como aquel que ya había salido de mi vista. Si hubiera querido hacer algo, lo habría hecho, y si él hubiera querido detenerme, no habría tenido ninguna oportunidad conmigo. Pero no tenía esos planes de momento. Solo estaba regresando a mi casa después de una mañana en la tienda, y no tenía intención de atacar a nadie. De momento, claro.

Pero aquel encuentro fortuito me hizo reflexionar. Pensar acerca de lo poco que los conocía. Claro que conocía lo básico sobre ellos, y eso me había servido hasta ahora, y de sobras. Pero me temo que mis conocimientos de aquel entonces no eran suficientes. En realidad, ¿Qué sabía de ellos? Algunas cosas sí, pero nunca era suficiente. En la guerra, había que conocer a tu enemigo. Sus puntos fuertes, y, sobre todo, sus puntos flacos. Cuanto más conocieras a tu enemigo, más fácilmente podrás acabar con él. Y eso era lo que yo quería. Acabar con todos. En aquella guerra ancestral, la cuestión era matar o morir. No había medias tintas. No sabía cuánto sabían ellos de nosotros, pero no les iba a proporcionar nada de ventaja.

No sabía si había algún lugar “oficial” en el que se encontrara información sobre dicho tema, pero si había algún lugar, ese sitio era una biblioteca. Supongo que en un lugar en el que había libros de todos los tipos y colores, también habría alguno que hablara de aquellos horrorosos seres, algún tratado sobre ellos, pero tampoco iba a perder nada por probar. Tal vez una tarde entera, pero eso no era nada comparado con lo que aún me quedaba. Y así empezó mi tarde de visita en la biblioteca.

El viento revolvía mi castaño cabello cuando tiré de la puerta de entrada. Mi delgada figura, toda ella vestida de negro, se posó en la recepción, donde una ancianita con cara amable levantó la vista lentamente de su viejo libro para mirar al nuevo visitante, es decir, a mí. – Buenos días.- le saludé con una sonrisa afable en el rostro. Buej, amabilidad en mí. Tendría que hacer algo malo después de ser tan simpático para compensar un poco.- ¿Me podría indicar donde están los libros de temas esotéricos? Ya sabe, mitos, leyendas….religión….-no quería preguntar directamente por el tema que me interesaba, pues nunca se podía saber con quién se estaba hablando ni quien era de fiar. La humana me mostró el camino con un movimiento de su mano. Le agradecí con una sonrisa, y fui derecho por la dirección que me había indicado.

Mis pasos hacían ruidos sordos en el suelo cuando caminé, sorteando mesas con estudiantes y lectores para dirigirme a una estantería al fondo de la estancia, donde se alternaban filas de estanterías con grandes ventanales que ofrecían una gran perspectiva del mundo exterior. Una vez allí, empecé a leer los títulos de los libros, acariciando con mis dedos los lomos de los libros mientras leía sus títulos, esperando encontrar algún libro que arrojase algo de luz sobre mis enemigos. Conocer a tu enemigo era una de las primeras reglas para ganar la guerra. Si aquella investigación servía de algo para ayudar a llevar la balanza a nuestro favor, entonces lo haría con mucho gusto.

_________________














AdrikLeroyBahuer
And just in time
In the right place
Suddenly I will play my ace



avatar
Adrik L. Bahuer
#} i'm a demon
#} i'm a demon

Mensajes : 153
Puntos : 139
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 28/09/2011
Edad : 24
Localización : En tus sueños...o en tus pesadillas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.